domingo, 23 de junio de 2013

La atracción inevitable (Canción)




Ando perdida por mi ciudad
recorriendo el mismo barrio
el mismo suelo
la misma gente.
Me miran las ventanas
con guiños cómplices
guiños secretos
Saben que he vuelto
Atrás quedó el verde verde
Yo no lo quiero.
Hoy vuelvo al suelo gris
Yo soy de asfalto.
Yo soy de asfalto
y taconeo con mis zapatos
por las aceras, por las callejas
por calles sucias, empercudidas
abarrotadas, arrolladoras.
Luces de colores que me alucinan
que me sumergen en la ciudad.
Yo soy de asfalto.
Me gusta sentir tu latido
palpar tu esencia con los sentidos
mezclada entre la gente
anónima y perdida
en el reguero interminable
calle arriba, calle abajo
hundida en ti
A trompicones por las aceras
sin darle vueltas a la cabeza
porque estás llena de sensaciones
luz y sonidos.
Mil tentaciones que nos atrapan
escaparates iluminados
mil bares para echar un trago
salas de cine, salas de fiesta
pasos de cebra que nos acercan
al otro lado.
Palpita tu corazón salvaje noche y día
y me fascinas.
Yo soy de asfalto.
Dejo a los otros la tontería
del verde verde
del aire puro
la fantasía está aquí.
Tú. Hazme caso!
Si eres de asfalto y te raptaron
Vuelve a Madrid!!                                    
        
  






lunes, 17 de junio de 2013

Abrázame


Abrázame con la fuerza que da la esperanza
ajenos al mundo
nuestros cuerpos  enredados
pecho contra pecho
latiendo acompasados 
bloques de granito y agua
lazos de acero y espuma

Abrázame con tanta fuerza
que traspase el borde del abismo
y salte ingrávida a tu lado
sintiendo el pulso en tus latidos
vibrando sin pudor entre tus manos

Hierro y arcilla nuestros cuerpos
enredaderas de agua nuestros brazos
nido y bastión el hombro acogedor
que arrulla la cabeza trastocada
acunando en suave roce
la cara junto a la cara.





Olor a besos

Estamos llenando de besos las esquinas
de Oriente a Occidente
de Sur a Norte
bajo el cielo estrellado
cómplice arrebatado del silencio
que se acurruca insomne
partícipe de la locura
por las angostas calles madrileñas




sábado, 1 de junio de 2013

7.6.9.1


                         El sol ocultaba el campo
                         y al din don de los cencerros
                         iban las vaquillas tristes
                         hacia el establo volviendo

                         La luna, por ser más luna
                         salía luna llena en el cielo
                         y el agua de los remansos
                         gota a gota iba cayendo

                         Lo grillos cantaban su canto
                         como tenores del sueño,
                         y el viento medio dormido
                         moría entre los árboles secos

                         Una cruz triste, monótona
                         allá lejos, era señal
                         de que un día
                         un vivo dejó de serlo

                                         Oculta entre el verde de los árboles
                         escuchaba el din don de los cencerros
                         la mano sobre el corazón, con miedo
                         que al recordar esa tarde
                         ya no estuviera viviendo.