viernes, 29 de noviembre de 2013

Relevo


Deposita tu carga en mis manos
                                    reposa tu cabeza fatigada
                                    espanta tinieblas.
                                    Mi fuerza es tu fuerza
                                    mi seguridad tu empuje
                                    mi corazón tu vela
                                    mi luz tu antorcha
                                    mi pasión tu bandera.
                                    Descarga tu peso en mi espalda
                                    ahuyenta fantasmas
                                    descansa tranquila.
                                    Mi alma te vela.



miércoles, 20 de noviembre de 2013

1400

                                         
                                       Te echo de menos
 persigo tu huella en la almohada,
 escurre mi sombra
 en la curva de tu espalda
 anudo mi alma
 y aprieto los labios
 para no decir tu nombre al silencio
 que late, salpicado de ti.




domingo, 17 de noviembre de 2013

Irene



                                Mirad esa cara que estalla en sonrisa
   y la luz que derrochan sus pupilas
   qué armonía desdibuja su cuerpo 
   que se apresta a dar paso a la vida
   su cabeza, remolino de sueños
   atesora ansiedad y pasión contenida
   porque en ella anduvo el amor
   y en su cuerpo florece y germina
   en el alma se enredan los sueños 
   que velaba su infancia dormida     
    la mano acaricia el vientre…,
    complacida.. desgrana palabras
    que vierte en cascada de amor a su niña
    cómplices desde ahora en el juego de la vida.
    Su cuerpo acunando auroras…..
      Mirad esa cara que estalla en sonrisa!


  


sábado, 2 de noviembre de 2013

Día de difuntos




Es tu elección, no la mía
en la noche oscura
los muertos acechan velando
el tiempo ausente del olvido,
discurren las horas en cangilones
de aguas negras. 
                         
Es mi elección, no la tuya
bajo la máscara gris del infortunio
desoigo los pasos que arrastran cadenas,
la letanía de los tristes
desemboca en el callejón del silencio.

No es tu culpa ni la mía la  elección echa a ciegas
ni el desorden que se asusta en sí mismo
aullando por las pasiones errantes
muertas en vida.