sábado, 12 de septiembre de 2015

Solsticio de verano



                                  Aprehender en un instante el vértigo, la entrega,

                                  guardar encerrado en el cofre del mañana

                                  el arrebato intrépido que alcanza cúspides

                                  vertido en mí.

                                  Tu aliento feroz recorre la inmensa llanura

                                  en aullido legendario que abarca estrellas,

                                  somos más que el trepidar salvaje

                                  que sacude en escalofrío la piel,

                                  más que el encuentro tórrido entre sábanas de seda

                                  más que el deseo que estalla vertiginoso en el encuentro,

                                 embriagados del olor de nuestros cuerpos,

                                 plenos en la plenitud de un todo

                                 cuerpo y alma, voluntad y cerebro

                                 cobijados en ternuras,

                                 desordenamos el tiempo.