lunes, 13 de junio de 2016

Blanco y negro


          Alternar los espacios de sosiego 
          con el ritmo trepidante
          cara y cruz, yin y yang
          sin la comparación, no existe armonía
          sin la noche el día no sería luz,
          sin guerra no existiría paz
          sin esfuerzo previo 
          no sería posible el descanso
          frío y calor
          presencia y ausencia
          blanco y negro
          y en el centro, rellenando los espacios
          el abanico abierto que acerca extremos
          permeable al devenir del tiempo
          donde la vida transita
          de la noche a la vida
          de la luz al viento.