miércoles, 30 de noviembre de 2016

Sometimiento

                                  
                                  Vivimos cada día como si fuéramos eternos
                                  millones de seres camino del matadero
                                  inconscientes devoradores de momentos
                                  que consumimos en una sucesión de hechos.
                                  Nos creemos artífices de nuestro destino
                                  soberbios fabricantes de espejos
                                  que muestran lo que queremos ver.
                                  Acumulamos falsas expectativas
                                  en el espacio intemporal de la no existencia
                                  contemplando como ruedan las cabezas
                                  cercenadas por la cuchilla que no alcanza nuestra yugular.
                                  Todavía.
                                  El absurdo comienza con el día cero de nuestra supervivencia
                                  y se expande en oleadas por el tubo angosto que cercena la vida
                                  estrangulando con su goteo lánguido de muerte sin herida.
                                  Nos acunamos los unos a los otros en las noches de vigilia
                                  cuando la verdad multiplica sombras y emponzoña heridas.
                                  Latidos salvajes socavan  el tiempo dormido donde tenemos que estar
                                  para confirmar esta lucha feroz, sin sentido. 
                                  Si abrimos los ojos o aguzamos el oído, el ser libre que nos habita
                                  saltará hacia el vacío para acabar con la sinrazón.
                                  Apretado, cruel recorrido que marca nuestra eventualidad.
                                  Seres, todos, los que habitamos la Tierra viajeros del desatino
                                  en este transitar a oscuras ajenos a la sima que bordea el precipicio.
                                  Es lo que toca, no hay opción. El único escondrijo es dejar de pensar
                                  cerrar los ojos, cerrar los oídos, zambullirnos en la inconsciencia
                                  y seguir, seguir ajenos a la realidad, que sí o sí
                                  acaba y se funde con el mismo principio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario