domingo, 19 de noviembre de 2017

La danza de las hojas


Vidas, que como hojas
os agitáis trémulas
impulsadas por el tiempo

Pequeñas hojas tiernas
que estrenáis
vuestro verdor incipiente

Hojas desprendidas de las ramas
planeando en espirales
simulacro de un gran vuelo

Hojas en racimos
que jugáis a estar cerca
Hojas secas

Los hombres
hojas fugaces
peregrinas
desgajan
la fruta dorada
del 
árbol
de la vida


                     

jueves, 12 de octubre de 2017

Remanso de amor




                                           Si no estuviera enredada  a tu espalda
                                           canela y fuego
                                           me levantaría veloz a plasmar en un papel lo que siento.

                                           Si no estuviera enganchada a tu cuerpo
                                           hogar de terciopelo
                                           buscaría a tientas el móvil para grabar mis pensamientos.

                                           Si no estuviera fundida con tu alma
                                           impulso y vuelo
                                           correría al ordenador para dejar constancia de lo que siento.

                                           Si no estuviera prendida de tu cintura
                                           refugio y anhelo
                                           cabalgaría desiertos de luz para volar a tu encuentro.




martes, 12 de septiembre de 2017

Los juegos del hombre



Los hombres juegan con un palo en las manos y lanzan bolas
que se disparan como cohetes sobre el  cielo azul,
dejando una ráfaga apenas perceptible en el éter.
Testosterona latiendo en la vena que engorda por el esfuerzo.
En realidad juegan a ver quién la tiene más larga.
Los hombres juegan a impulsar canoas con la fuerza de sus brazos
competencia deportiva lo llaman en un alarde de egocentrismo.
Ellos siempre juegan, como niños que proyectan su meada al viento 
mirándose de reojo para ver quién llega más lejos.
Cuestión de hombría parece que es la cosa.
En realidad juegan a ver quién la tiene más larga.
Como si eso fuera lo importante.



miércoles, 9 de agosto de 2017

Ensoñación


Te miro dormir
observo
tus suspiros arrancados al viento
la respiración serena
en calma, tu cuerpo
abandonado al vaivén de los sueños,
los ojos inquietos abiertos como ventanas
reposan ahora
cerrados por las pestañas
cárcel de tus pensamientos
las manos olvidan el juego y lo pies
reposan del movimiento
Todo acompaña tu sueño
Yo, dulcemente, te velo.




martes, 4 de julio de 2017

Permanencia


Yo soy la que se queda.
Faro y vigía en la hondonada alta que ocupa mi casa.
Soy la que aguarda.

La que mantiene encendida la hoguera
la que escruta, la que vela
la que insomne deshoja las horas perdidas
la que anhelante despeja nubes de incertidumbre
la que se obliga a continuar a pesar de la fatiga
la que olfatea en el aire aromas marchitos
la que se estremece al sentir en el rostro su aliento
la que percibe sus dedos de niebla acariciándome el  pelo
la que siente la fijeza de sus ojos sin mirada.

Yo soy la que se queda, la que aguarda.

Elección y destino enrollados en mi larga trenza blanca
contemplo desde mi atalaya de asombro
la despejada llanura donde se asienta mi casa.


sábado, 27 de mayo de 2017

Destinos inciertos



Con su hierro candente quién marca la propiedad de la carne inocente

quién asigna el derrotero invisible de la existencia

En qué simbiótica lotería se adjudica el número perdedor

qué arrastra a la senda de los perdidos

de los apátridas

de los descastados

de los excluidos

qué dedo señala el rumbo a los sin sueños

a los desheredados

a los infelices

a los enfermos

a los invalidados

a los parias

que vagan

infinitos

por la tierra.






viernes, 14 de abril de 2017

Los años de gloria

                         

        Saber
        Cuando la juventud aprieta
        bullendo en hormonas febriles
        que el tiempo transcurre como un rayo.

        Poder
        Aprovechar el momento
        en que la melena agitada y el gesto
        casi altanero atrae todas las miradas.

        Apreciar
        Que la supremacía se encierra en una sonrisa
        y el mundo baila al compás
        de tus piernas batidas al sol.

        Percibir
        La plenitud del presente
        al calor del deseo destilado
        en el alambique de la pasión.

        Descubrir
        Luces al alba en el albur de unos brazos
        con la certeza de que el mundo es nuestro
        y el tiempo en infinito postula eternidad.

        Conocer
        Que las horas nos pertenecen desde la plataforma febril
        años de gloria que abren los sentidos
        y proyectan en vida lo caminos del aire.

        Sentir
        Al cien por cien cada segundo y vivir
        cada etapa que cercena carencias y nos da
        amalgama de sueños el inmenso regalo de la existencia.

        Va por ti
        Muchacha que bates tu cabellera
        segura de las miradas que voltearán la cabeza
        al ritmo de tus caderas.                                                                                                                                                                            

miércoles, 15 de marzo de 2017

El destierro voluntario



Remolimos en la cabeza, remolinos que levantan polvaredas de silencio.

Turbonadas espesas giran la danza del pensamiento.

Aprestan sus dardos las flechas que saltan ateridas hacia el velo del cerebro.

La luna difumina el tapiz gris de la noche y un murciélago vuela en círculos repitiendo los esquemas.

Asideros emboscados aparecen en destellos metálicos.

Hay que aferrarse a ellos y batir el cobre al ritmo del tam tam que urge al reposo,


escoger el rincón menos inhóspito y dejarme caer, hecha un ovillo, al resguardo de los remolinos.



miércoles, 1 de febrero de 2017

Hilvanando palabras





                                 Hilvano palabras
                                 costurera de emociones
                                 enhebro la aguja de la pasión
                                 con el hilo de la angustia
                                 y mezclo razón y sentimiento.
                                 En un alarde de madurez
                                 disocio palpitares y silencios
                                 busco en el fragor de la batalla
                                 arrimar el hombro
                                 desterrar sus miedos
                                 infundir calma.
                                 En la penumbra de la noche
                                 hilvano las palabras
                                 costurera de pasiones
                                 amortiguando recelos.